Eva Hache

Eva Hache: “Si perdemos la capacidad de jugar, ¿qué nos queda?”

El confinamiento le ha servido a Eva Hache para transmitir calma y plantearse un nuevo objetivo. Su talento y personalidad le han permitido atreverse con todo: los célebres monólogos en el Club de la comedia, dos galas de Los Goya, obras de teatro y varios programas de televisión. Para ser la primera mujer del país en presentar un late night show hay que tener mucho camino recorrido, y ella tiene millas a su espalda. Tras retirarse a finales del año pasado del programa “La paisana”, Eva Hache se estrena como directora en la adaptación a la gran pantalla del cómic “Idiotizadas”, de Moderna de Pueblo. La novela gráfica de Raquel Córcoles narra la historia de Moderna y sus amigas cuando ella llega a la gran ciudad. Los personajes deberán desprenderse de los estereotipos y los prejuicios que existen sobre ellas mismas para ver con claridad lo que pasa a su alrededor. Una historia sobre el feminismo actual con mucho humor que, como su propia autora indica, “trata de romper con aquello que nunca deberían habernos enseñado”. Álex de la Iglesia y Carolina Bang, creadores de Pokeepsie Films, han animado a Eva Hache para tomar las riendas de este rodaje. Tiene la mente clara, el guion medio rematado, y kilómetros de experiencia para abrir un debate y sorprendernos con su primera película.

 

Hay gente en España que hace cosas súper brillantes para luego ponerte un Chanel

 

Tras sacar las fotos que acompañan esta entrevista, nos sentamos en el sofá de la tienda Le Craine en Malasaña. Eva Hache coloca con cuidado su abrigo encima de una silla y cuenta que se trata de un tres cuartos de cuadros pequeños heredado de su abuela que le customizó David Delfín. Ante la pregunta sobre si hay algo de lo que no quiere hablar responde con un no rotundo. Devuelve la mirada con una sonrisa y da comienzo la conversación.

 

¿Cómo te sientes en estos meses de corona?

Estoy tranquila porque todo mi alrededor está sano y asintomático. Eso hace que tenga poco miedo y mucha prudencia. Pienso que es un periodo para coger energía, para reflexionar, para darme cuenta de lo que es accesorio de lo que es importante.

 

entrevista
LOOK: LE CRÂNE CLOTHING / JOYAS: WÅLTER TRÅP

 

El año que viene vas a rodar tu primer largometraje basado en el cómic “Idiotizadas” de Moderna de Pueblo. ¿Cómo empieza todo?

Álex de la Iglesia me llama en medio de todo el confinamiento. Me dice que se le ha ocurrido que dirija, y a mí me parece que ha sucedido algo en la estratosfera que nos ha puesto en común. Yo había pensado en mi intimidad que me habría gustado muchísimo dirigir, y de pronto él lo ha adivinado. El hecho que sea “Idiotizadas” de Moderna de Pueblo me da unas posibilidades bárbaras, porque todos los temas que toca Moderna me parecen justos y necesarios. El hecho de que todavía en 2021 estemos arrastrando estos prejuicios patriarcales, emocionales y educativos, respecto al cuerpo, a las relaciones, respecto a nuestra seguridad como mujeres… Es terrible que esto siga siendo un tema de actualidad, pero por eso mismo es una joya poder poner a esos personajes dentro de personas de carne y hueso.

 

¿Cómo te sentiste con la llamada de Álex de la Iglesia?

No tardé ni un minuto en decir que sí. Sin haber dirigido nada palpable, como quien dice. Cuando hacíamos Web Theraphy sí es verdad que estaba en guion, en dirección… no sé; mujer para todo. Pero nunca había comentado con nadie que me gustaba la idea de dirigir. Álex y Carolina me dan mucha confianza. Él me dijo: “Te voy a poner a todo mi equipo. Son unos profesionales y técnicamente no vas a tener ningún problema”. Y yo le he creído.

 

¿Cómo encaja una comedia en este clima de tensión?

Me parece muy necesario.

 

Si se piensa fríamente hacer cine es una locura

 

¿Y cómo ayuda la risa a superar una tragedia?

La risa ayuda para todo. La risa hormonalmente es necesaria. Es que si no nos reímos… ¿Qué? ¿Qué hacemos? ¿Comemos? ¿Morimos? ¡Hay que reírse!

 

¿Cómo ha sido el proceso de imaginar a los personajes entre las líneas?

Jeren Morales ha trabajado en el guion y justo ahora estamos en el momento de retocar. El trabajo que ha hecho es muy bueno. Además, tenemos previstas varias reuniones con Raquel Córcoles y Carlos Carrero, para que ellos también sepan que sus hijas están muy bien tratadas. Raquel tiene el background de todas esas señoras, y me interesa que los personajes tengan muchos matices. Las actrices que elijamos tienen que tener muchísimo material para hacerlo, para convertir personajes de papel en personas de carne y hueso, bien jugosas.

 

Viajaste hace poco a Italia para asistir al rodaje de la ultima película de Álex de la Iglesia. ¿Qué es lo más importante que has aprendido allí y que aplicarás en tu rodaje?

Lo más importante es llegar al rodaje muy segura, porque el rodaje es un caos, un caos ordenado. Si se piensa fríamente hacer cine es una locura, es un jaleo: un conjunto de muchos equipos, responsabilidades personales… Es mágico que todo salga bien. Lo que he aprendido y tengo clarísimo es que tengo que llegar al primer día de rodaje sabiendo exactamente lo que quiero, sabiendo cómo lo vamos a hacer y explicarlo claramente. Cuando estás en el otro lado, yo que soy actriz, lo que más agradezco del mundo es que el director y la directora tenga claro lo que quiere y que lo sepa pedir. Muchas veces es un torrente de ideas en un desierto de palabras, o al revés, hay gente que habla muchísimo y no te está diciendo nada. Mi misión principal en este proyecto es estar clara y ser clara.

 

entrevista
TOTAL LOOK: LE CRÂNE CLOTHING

 

¿Cómo vas a mantener la esencia del cómic original?

Todos los temas que están ahí son importantes. La proyección de los personajes es muy importante. Dejo aquí una duda que no sé cómo voy a resolver. No sé si os habéis dado cuenta, pero en los personajes de Moderna de Pueblo no hay ojos. Obviamente queremos actrices con miradas. La mirada es lo más importante del cine pero, ¿cómo se resuelve eso?

 

¿Vas a jugar con esa idea?

No voy a revelar mis trucos de directora.

 

Vamos a hablar de moda. ¿Cómo es la relación con tu armario?

Tengo ropa muy cómoda (ríe). Además, me rompí un ligamento cruzado hace un año y hay zapatos que no me puedo poner si quiero andar. Y casualmente los tacones mejor que los zapatos planos. Pero sobre todo comodidad. Me operaron hace dos años y soy menopáusica oficial. Mi cuerpo ha cambiado y hace cosas solo. No sé cuándo va a parar. Porque esto de ser menopáusica con menos de 50 años es una sorpresa, una experiencia diaria. Y hablando de moda, seguimos muy acostumbrados a ver unos aspectos predeterminados. Es verdad que han entrado modelos femeninas con diferentes tallas pero, aun así, vemos demasiadas imágenes a lo largo del día que no se corresponden con la realidad. Y siendo yo una mujer que no ha vivido de mi físico, hay veces que me miro y no encajo. Me resulta difícil aceptarme. Con el cambio de cuerpo, hay veces que digo, no es que esté mejor ni peor, ni me gusto más ni me gusto menos, simplemente no me reconozco. Mi cuerpo es como si perteneciera a otra señora y eso me tiene muy entretenida.

 

¿Cuáles son tus diseñadores favoritos en este momento?

Tengo apartada la moda porque trabajo poco en televisión últimamente. Lo último hice fue “La paisana” e iba vestida de leñadora. Mi diseñador es David Delfín, eso está claro. Otra oportunidad que tenía de lucir estilismos era con mi banda de música “Vintache”. Fíjate Ana Loocking, que la conozco desde que se compró su primer acerico, me parece flipante que le hayan dado el Premio Nacional. Para “Vintache” he usado mucho sus diseños porque la firma tiene mucho de show.

 

Nunca he sido capaz de vestir algo que no me gustara, porque eso sí me hace perder la concentración

 

Siempre has apoyado la moda española.

Hay gente en España que hace cosas súper brillantes para luego ponerte un Chanel. Un Chanel al que ni le van a meter el bajo para que lo luzcas en unos Goya. No es una cuestión solo de apoyar a las personas que están cerca, es mucho mas lógico que Juan Duyos me diga: “Te voy a hacer este vestido para los Goya y te lo voy a hacer a ti”. Que sí, todas nos sentimos muy especiales dentro de un Chanel o un Valentino pero muchas veces no te sienta tan bien.

 

Recuerdas un look que te ayudara a empoderarte para una actuación, para presentar un programa…

Yo soy muy empoderada en bragas también, no me hace falta ponerme mucha cáscara (ríe). Nunca he sido capaz de vestir algo que no me gustara, porque eso sí me hace perder la concentración. Tengo muy claro lo que no quiero ponerme. Es verdad que cuando trabajas con diseñadores directamente, como me ha pasado las dos veces que he presentado los Goya, es una maravilla dejarte llevar y dejar que te coloquen cosas encima. Una vez con Hannibal Laguna, que es un diseñador que desde fuera dirías que no me pega, una vez en su atelier me diseñó un vestido que de pronto era como si me hubiera hecho el vestido de bodas. Dio exactamente con mi estilo dentro de que es una obra suya. Y el hecho de no tengo prejuicios y que la otra persona tampoco es algo explosivo y especial. Si perdemos la capacidad de jugar, ¿qué nos queda?

 

Un look del que te arrepientas mucho.

(Piensa durante unos segundos) Al principio, cuando empezaba a salir en televisión, me hice una sesión de fotos para una revista de peluquería y salía vestida con ropa estilo amish (rie), con mucha rebeca, lana, colores pastel… Algo completamente alejado de la realidad.

 

entrevista
LOOK: LE CRÂNE CLOTHING / ZAPATOS: PITILLO / JOYAS: WÅLTER TRÅP

 

Un poco Almodóvar.

Pero Almodóvar “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”. Un poco limpiando tumbas en “Volver”. Y hace poco, en el confinamiento, con tanto “a ver qué hay en esta caja” de pronto veo esta revista. Y pienso: “Fíjate qué pintas, con el pelo largo y ese estilismo de maestra de primaria…” Pero no me arrepiento. ¡Anda que no es grande el olvido!

 

Hablando de revistas de peluquería, el corte de pelo siempre ha sido parte de tu firma. ¿Cuál es el origen?

Cuando empecé a hacer “Noche H” trabajaba de lunes a jueves durante prácticamente todo el año y perdía muchísimo tiempo en peluquería. A las peluqueras como es lógico les gusta que se note su trabajo y a mí me daba mucha pereza tener que estar todos los días una hora. Aparte creo que me sienta mucho mejor el pelo corto, es una cuestión de comodidad y también de hacer un poco de marca personal. Cuando era pequeña llevaba el pelo corto y me gustaba esa sensación de androginia. Yo he crecido a finales de los 70, y en esa época hasta más o menos mediados de los 80 todos los referentes de mujeres y de niñas que teníamos (exceptuando a Pipi) eran princesas. Y yo no tenía mucho que ver con las princesas. De hecho, me resistía a vestirme con vestidos o faldas porque me gustaba mi androginia. Y como llevaba el pelo corto muchas veces me preguntaban si era un niño, a pesar de llevar pendientes. Pero a mí me gustaba cómo me veía.

 

Desde principios del confinamiento hasta hace poco llevas publicando en Instagram fotografías del cielo. ¿Por qué?

Pues mira, yo he llegado a recibir mucho odio por redes. Twitter se ha vuelto muy salvaje, se ha convertido en una red social de trinchera. Siempre he usado mi perfil para decir de vez en cuando lo que pienso, cuando algo no te gusta, cuando algo te da rabia, cuando algo te gusta mucho y, sobre todo, para trabajar. Hice un par de tweets hablando de la situación y dando una pincelada política, no como ideóloga de nada. Además, pienso que nosotros tenemos una opinión que es como la de cualquiera, pero la nuestra es más resaltable, y sobre todo cuando los medios de comunicación hacen titulares de opiniones personales. (silencio) A ver, yo después de romperme la rodilla tuve que parar de grabar “La paisana”. De pronto parar, y sentirme de la noche a la mañana como una mujer mayor, que ya no está en el candelero vivita y coleando, y fresca y joven. Y empecé a tener la sensación de que se había acabado la magia. Me había convertido en calabaza sin pensarlo. Y cuando llegó el confinamiento vi que todo el mundo estaba igual. Era el mejor momento para estar calmada. Yo vivo en un ático que tiene buenas vistas y como el cielo estaba tan limpio pensé: voy a poner cielo y nubes. Que esto sea mirar para arriba y hacer vida contemplativa.

 

Yo soy muy empoderada en bragas también, no me hace falta mucha cáscara

 

Te adelantaste a la portada de Vogue.

Lo sé (ríe). Soy toda una influencer sin querer.

 

¿Te gusta Rupaul´s Drag Race?

¡Sí! Soy súper fan.

 

¿Qué esperas de la edición española?

Tengo mucho miedo. Si es marca Rupaul supongo que habrá un control de calidad. Es que estoy muy preocupada (ríe). Yo tengo un hijo de 10 años y le encanta, nos lo vemos todo.

 

¿A tu hijo también le gusta?

Disfruta todos los episodios. Mi hijo ha nacido en un entorno muchísimo menos prejuicioso que el mío. Mucho más libre. Viví mi adolescencia en los 80 que fue una delicia después de tanto dolor y tanto retroceso. Era una ventana a las nubes, al frescor… Siempre pensamos que los 80 fueron maravillosos pero la mente es muy selectiva y también ha pasado factura. No podemos decir que todo era del color de rosa pero comparado con los 60 o 70 imagínate la suerte. Pero el hueco generacional entre nuestros padres, educadores y nosotros ahora ya no existe. Mi hijo conoce homosexuales, drag queens, personas trans… Lo tiene incorporado desde que nació con lo cual por ahí no hay cosas extrañas para él, no se sorprende, al contrario, ¡es un show! Algo que me parece importantísimo de RuPaul no es tanto lo que se ve sino lo que se escucha. Las cosas que esa mujer les dice son tan importantes para la vida. Presente quien presente, que me inviten al jurado un día.

 

entrevista
LOOK: LE CRÂNE CLOTHING / ZAPATOS: PITILLO / JOYAS: WÅLTER TRÅP

 

He leído que se os ha ocurrido hacer giras en aviones con Vintache.

¿Te lo imaginas? Sería maravilloso porque aparentemente son sitios seguros. La idea es buena, y además fíjate, un vuelo de aquí a Palma de Gran Canaria o a Mallorca, y ya llegas con la diversión hecha. Tengo muchas ganas de hacer un concierto. Menos mal que ahora hemos podido volver al local para ensayar. “Vintache” me da la vida porque es una cosa que jamás pensé que haría y algo para lo que no estoy formada, pero me da un placer.

 

¿Te consideras analógica o digital?

No leo un periódico en papel desde que tengo Twitter. Casi no veo la tele. A parte ahora con esto de que voy a ser directora estoy viendo cosas extrañísimas. Lo mismo veo The Crown que una película de terror de Dario Argento.

 

¿Te ha gustado la cuarta temporada de The Crown?

Ya la he terminado. El problema de ver The Crown es que ves otra serie y te preguntas todo el rato: ¿por qué no se le ven los ojos al actor? ¿por qué está mal iluminada la escena? Sin darte cuenta estás viendo un contenido con mucha perfección técnica. La historia nos la sabemos todos pero qué bien están los personajes, qué bien contado está… En la ficción española estamos acostumbrados a que nos lo den todo masticado, a que nos den más información de la que nos hace falta. Yo creo que eso es una cosa que como directora lo intentaré superar. Siempre lo he hecho durante toda mi carrera porque quiero pensar que el público es inteligente.

 

entrevista

 

Markel Urrestarazu

 

Equipo

Fotógrafo: Marcos Suarez

Stylist: Fran Larrañaga

MUAH: Pilar Ortiz

Agencia: The Artist Talents

Asistente de estilismo: Íñigo Martínez 

Agradecimientos: Le Crâne Clothing – Web www.lecrane.com

Más artículos
Tailoring
EL TAILORING EN EL 2021