Victor Palmero

Entrevista a Víctor Palmero

Descubre quién se esconde detrás de Alba, personaje de La que se avecina

Cuando le propusimos a Víctor Palmero si quería darnos una entrevista, nos sorprendieron sus ganas, su ilusión y sus risas. Ha sido un verdadero placer poder contar con alguien como él para este número tan especial, donde hace falta precisamente eso, risas. ¡Esperamos que os guste tanto como a nosotros!

Víctor Palmero
Foto: Jesús Romero de Luque

 

¿En qué momento te embarcas en la aventura de la interpretación?

Para mí es una vocación prácticamente innata, vengo de un pueblo y recuerdo las fiestas de los barrios con los “varietés” con actuaciones de todo tipo y yo alucinaba con las reacciones de los vecinos que se reunían para ver lo que ocurría sobre el escenario. Además, me aburría un poco ir a clase y en aquella época empezó en Antena 3 “Compañeros”. Creo que aquello cambió mi vida, en ese instituto pasaban cosas tremendas: líos amorosos, carreras de motos, acción, comedia… y yo quería vivir todo eso. No me quería conformar con una vida monótona. Quería vivir muchas vidas y emociones de todo tipo intensamente. Fue entonces cuando vi que aquellos chicos de instituto no lo eran en realidad, eran actores y si yo quería vivir todo eso solo había una manera: tenía que ser actor.

Dentro de este mundo, ¿a quién consideras un referente?

Como actores nacionales admiro mucho a Raúl Arévalo, Asier Etxeandia… de mi generación también me gusta mucho el trabajo de Patrick Criado, Abril Zamora o Pol Monen. A nivel internacional siempre me conquistan los personajes de Ewan McGregor, me encanta en Trainspotting, Moulin Rouge o en una de mis pelis favoritas: Big Fish.

¿Qué fue para ti tu fichaje en La que se avecina?

Fue un cambio total en mi vida. En aquel momento trabajaba como camarero en una cafetería en el sótano de un Corte Inglés que tenía un problema con las cucarachas bastante importante y estaba deseando que saliera algo… Me llamó Mayte Ortega, mi representante en aquel momento y me dijo lo que querían para LQSA. No había casting, iban a hacerme pruebas de maquillaje y vestuario y si funcionaba lo grabaría como un personaje episódico. Laura y Alberto Caballero (creadores, directora y guionista y productor de la serie) me habían visto en teatro y la directora de casting me había hecho una semana antes una prueba para Cuéntame en la que nos reímos mucho. Creo que los astros se juntaron y lo realmente guay fue el día de emisión del capítulo: Laura me llamó y me dijo ¿estás viendo twitter?. Los fans de la serie pedían que me quedara… y al fin pude colgar el delantal y empecé como fijo en la novena temporada. Estoy eternamente agradecido a Laura y Alberto y al público. Me dieron seguridad, libertad, cuidaron desde el principio el personaje al milímetro y cambiaron mi vida por completo. Me hace muy feliz ir a grabar comedia, lo pasamos realmente bien.

¿Cómo te preparaste tu papel de Alba?

Los tiempos en televisión son tremendos y realmente tuve apenas un par de días hasta que grabamos. Me sirvió de mucho la prueba de maquillaje y vestuario para ver cómo sería físicamente el personaje y cuando tuve los guiones tenía en mente esa imagen de Alba, me planté ante un espejo y me dije a mí mismo: ¿cómo sería yo si fuera una mujer? ¿Cómo sería mi voz? Evidentemente pensando en el código cómico de la serie… Hice un par de pruebas y le mandé vía whatsapp a Laura Caballero algunos audios probando con la voz y le encantaron, pero luego el personaje se fue creando mientras grabábamos. A Laura y a mí se nos ocurrían cosas muy divertidas sobre la marcha que fuimos incorporando en el rodaje para definir la personalidad y carácter de Alba, que lo tiene y mucho.

 

Víctor Palmero
Foto: Jesús Romero de Luque

 

¿Ha sido fácil sacar tu lado femenino?

Bueno, en ese momento estaba con la comedia Clímax en el Teatro Alfil e interpretaba un personaje muy amanerado que a la gente le hacía mucha gracia, tiré un poco por esa vertiente y funcionó con Alba, así que se podría decir que no fue difícil, porque había un trabajo previo de otro proyecto.

Eres uno de los personajes más queridos, ¿sientes el cariño del público en la calle?

Mucho. La mirada de la gente cuando me habla sobre mi trabajo es tan bonita, les brillan los ojos, se emocionan y yo con ellos. Muchos verbalizan y ponen en valor el esfuerzo que supone cambiar de sexo para un papel y que no se vea como algo artificial. Es realmente bonito.

¿Crees que parte del éxito que has tenido con este personaje ha sido por interpretar a Alba como una mujer antes y después de la operación?

Bueno, eso ha sido gratificante en el sentido de que yo he aprendido con Alba y por tanto creo que de alguna forma el público también. Además yo venía de una serie previa (Con el culo al aire) donde interpretaba a un pagafantas desesperado por perder su virginidad y el cambio a esto fue radical. Eso creo que también influyó, el poder ver a alguien transformarse de esa manera y por supuesto, el brutal trabajo del equipo de guión que tuvieron la genial idea de que el hijo gay de los Recio volviera (tras ser interpretado por 2 actores distintos en las primeras temporadas) convertido en una mujer para sacar todavía más de sus casillas al carca de su padre interpretado por el precioso de Jordi Sánchez.

¿Crees que tu papel en la serie es una forma de visibilizar este colectivo?

Sí. Lo cierto es que hay parte del colectivo al que le molesta que un hombre cisgenero interprete este papel y hay una parte de mí que lo comprende. Me encantaría que los y las actrices/actores trans tuviesen muchas más oportunidades de trabajo y no solo interpretando a trans, si no a personajes de hombre y mujeres que al final, es lo que son, la magia del actor reside en eso: en sorprender interpretando personajes que no tengan nada que ver contigo. He pasado por muchos juicios, castings, noes, trabajos de mierda y… siento de corazón si hago daño a alguien con mi trabajo porque es lo último que me gustaría. Y puedo entender que les moleste que el personaje se lleve a un extremo histriónico, o que acabe todo con la i, pero en primer lugar se debe de entender que cada uno somos absolutamente distintos, que todos tenemos cosas especiales, que la gente perfecta o “normal” es aburrida, yo (y Alba) nos enamoramos de lo diferente, de las imperfecciones… y creo que Alba es una imperfección preciosa y que ha llegado a lugares recónditos a través de la tele en los que, si mediante la risa, hemos hecho entender que alguien que no se siente identificado con el sexo con el que ha nacido, tiene la opción de ser lo que realmente siente que es (que es algo que creo hemos conseguido), yo me doy con un canto en los dientes.

 

Víctor Palmero
Foto: Jesús Romero de Luque

 

¿Qué papel juega la moda en tu día a día?

No soy para nada un obsesionado de la moda y tendencias, pero sí me gusta vestir bien, verme guapo, quizá no siga un patrón o unas reglas, ni ojee revistas de moda, pero si me gusta sentirme agusto con lo que llevo para cada ocasión.

¿Qué es lo último que te has comprado? (Relacionado con la moda)

¿Vale una mascarilla? No, ahora en serio… Lo último último fue un pantalón de chándal pitillo de la marca Sisilk, que es un poco cani, pero vengo de Castellón, ¿qué quieres que le haga?

Si no te dedicaras a la interpretación, ¿qué profesión te gustaría desempeñar?

Me fascina la psicología. Aunque también me llama mucho la atención la publicidad. Además estoy desarrollando mi faceta como guionista y escritor, actualmente me encuentro haciendo un curso online de “Autoficción” en la Escuela de escritores de Madrid en la cual ya he hecho varios cursos y, el guión de un corto de esos cursos titulado “Tiritas (o tu vida anterior)”, se llevó el I Premio a mejor guión de cortometraje de la Universidad de la Laguna el pasado año. Ojalá seguir escribiendo y poder enseñaros cosas pronto.

¿Cómo está viviendo el sector de la cultura las cancelaciones de obras de teatro, conciertos y demás eventos públicos por el coronavirus?

Es una situación rarísima en general. Por ahora se ha parado el rodaje de LQSA hasta nuevo aviso y hemos cancelado los próximos bolos de teatro de “Háblame” que teníamos en Murcia y Badajoz próximamente. No sabemos qué pasará… deseo a todos mucha salud y fuerza para sobrellevar esta extraña situación.

Cómo es un día perfecto para Víctor Palmero

Pues me encanta trabajar así que un día perfecto es uno de esos días en los que en el rodaje todo sale bien, me voy contento con el trabajo (y bien desmaquillado, que no os imagináis lo que cuesta quitar la raya del ojo…) y voy al gym un rato y luego quedo con amigos para tomar unos vinos en alguna terraza y echarnos unas risas. Y lo termino acompañado en mi cama de agua bajo mi colcha llena de billetes de 500 €. ¿Has dicho perfecto, no? 😛

Víctor Palmero
Foto: Jesús Romero de Luque

 

¡Cuéntanos tus próximos proyectos!

Pues ahora estoy completamente metido en LQSA hasta verano (todo dependerá de cuándo podamos volver a rodar), he participado en otros proyectos que ya están online como: Tu cara me suena donde imité a C. Tangana, del cual soy fan, la segunda temporada de Capítulo 0 con un episódico dirigido por Ernesto Sevilla en el que interpreto a un joven cura exorcista o en el primer episodio de la segunda tanda de capítulos de Justo Antes de Cristo donde hago de un joven romano aprendiz de Julián López y está muy divertido.

Por otro lado sigo con el teatro, este es el segundo año que sacamos de gira “Háblame” de Fulgencio M Lax y dirigida por Juan Pedro Campoy donde interpreto al nieto introvertido y problemático de María Garralón e hijo de Raquel Infante en una especie de tragicomedia familiar que habla de las relaciones familiares, el alzheimer o la búsqueda de cariño. Además, sigo de gira con mi proyecto más personal: Johnny chico, un monólogo del autor australiano Stephen House en el que me he sumergido junto a mis amigos y maestros de teatro en la adolescencia Eduard Costa (director) y Coque Serrano (autor) para dar vida a un chaval gay problemático de clase obrera que inicia un viaje brutal en busca de su identidad tras la muerte de su madre. Lo defino como una “oda fuckgender” en la que tratamos de dejar de lado el género para hablar de piel, de personas. Yo me encargué de traducir el texto y es una hora y media realmente intensa, solo sobre el escenario, cantando e interpretando a multitud de personajes, Eduard supo darle al montaje magnitud, magia y verdad.

Estoy tremendamente orgulloso de este montaje y tengo muchas ganas de traer a Johnny a Madrid. Estáis invitados.

 

Fran Larrañaga
Director de KOAX Magazine
Más artículos
AW LAB Y SU MARCA VRL PRESENTAN SU NUEVA COLECCIÓN CON DOS ORIGINALES AVATARES