sin género

El mundo de la moda da el ‘sí quiero’ a la ropa sin género

La moda sin género ha llegado hasta al altar de la mano de la diseñadora belga Eva Janssens y el creador de contenido Gerrit Elen, en una apuesta que le quita el pronombre femenino al tradicional vestido blanco para darle un tratamiento neutro y celebrar el amor. Según palabras de la diseñadora: “Una prenda en si no es femenina, ni masculina. Depende del uso que les des”. La campaña se presenta bajo un escenario que evoca la majestuosidad del S.XVII a la vez que dirige la mirada hacia un futuro más inclusivo al vestir a Elen con un vestido de falda de tul cargado de movimiento combinado con una americana negra. El creador de contenido, ya conocido por defender los looks sin género en su blog “Gerrit and the City”, es el rostro perfecto para representar la innovadora propuesta. 

A esta línea también se ha sumado la diseñadora Isabel Zapardiez, quien cerró la edición primavera-verano del San Sebastián Moda Festival presentando su colección Cellular que incluye ocho conjuntos nupciales que dejan de hablar de “él” o “ella” para adaptarse a un lenguaje plural sin distinciones que juega con la versatilidad de las formas y le da un nuevo significado al conjunto de traje-pantalón con la versatilidad de sus formas aunque empleando materiales tradicionales como la seda natural, las gasas o los brocados con estructuras “oversize”. La idiosincrasia de Cellular, caracterizada por una mirada al origen de la vida que se complementa con una constante evolución, invita a “una vuelta a nuestros orígenes, cuando la moda era más universal, más libre de etiquetas”.

 

moda
Isabel Zapardiez presenta su colección Cellular la edición primavera-verano del San Sebastián Moda Festival.

 

El mundo de la moda ha dado el “sí quiero” al movimiento ‘Genderless’, con el que mantiene una relación sentimental ya desde 1930 cuando Gabrielle Chanel, más conocida como “Coco Chanel”, liberalizó la silueta femenina acortando los vestidos, liberando la cintura y diciendo adiós al corsé (que paradójicamente ha vuelto a reinventarse y parece haber llegado para quedarse de la mano del director creativo de  Schiaparelli, Daniel Roseberry, que incluyó en su colección de Alta Costura piezas que reproducían el torso femenino). Además, Coco Chanel fue pionera en introducir los pantalones al armario femenino que hasta el momento se encontraban bajo la hegemonía masculina, impulsando el pantalón a la cintura de silueta wide leg, un legado del que beben las tendencias actuales.        

 

moda
Coco Chanel en la Riviera Francesa

 

Otro de los padres de la iniciativa de romper con los roles de género en la Alta Costura fue también Yves Saint Laurent, conocido por una de sus creaciones más trascendentales:  le Smoking. A mediados de la década de los 60 , el diseñador adaptó el conocido traje de gala masculino y lo introdujo entre las prendas indispensables de la mujer. Aquel esmoquin, de camisa blanca y lazo negro, ha permanecido en la historia de la moda con sus múltiples reinterpretaciones.

 

moda
Yves Saint Laurent. 1967 Primavera Verano Haute-Couture collection

 

Ya en 1985, Jean Paul Gaultier con su colección “y Dios creó al hombre”, el diseñador re-bautizó los estereotipos de género con “La jupe pour homme” (la falda para hombre), cuya prenda de efecto óptico se presentó al público con un pantalón de piernas muy anchas que contaba además con un faldón en la parte delantera.

 

moda
La jupe pour homme de Jean Paul Gaultier

 

El “Genderless” se encuentra en constante evolución, prueba de ello es la nueva división de Gucci, “MX”, destinada a la moda sin género. Su director Creativo, Alessandro Michele, presenta prendas de género fluido  que como la misma marca expresa: “Las colecciones de Gucci se proponen deconstruir conceptos binarios preconcebidos y cuestionar la relación de estos conceptos con el cuerpo”. Por lo tanto, el proyecto cuestiona la naturaleza del género apostando por la funcionalidad de las prendas y jugando con los conceptos de la masculinidad para dotar de fluidez a la marca. La colección, repleta de color, mantiene el característico verde como predominante en sus diseños.

 

moda

 

Del mismo modo, Loewe presentó en París su colección de hombre Otoño-Invierno 2020-2021 con un desfile en clave unisex, cuando Jonathan Anderson reafirmó la vigencia de la ropa sin género. Esta colección se caracterizó por el predominio de las blusas tradicionalmente femeninas, las faldas y los bolsos de grandes dimensiones, contando con grandes contrastes en los tejidos, combinando la lana y el satén así como los cristales bordados y las cadenas. Su intención era adaptarse a todos los físicos, tomando como punto de partida las gabardinas beige o el clásico abrigo de borreguito que ya lazó en los años 90 y que ha vuelto a incluir en sus colecciones.

 

BELÉN HERNÁNDEZ

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *